Saltear al contenido principal

Tangoterapia II

Durante siglos, la naturaleza de la curación mediante terapias creativas como la danzaterapia, se han descrito principalmente como anécdotas que tratan de restaurar la integridad de una persona que lucha, ya sea contra una enfermedad psíquica o física. Sin embargo, en la década de 1950, ha habido una tendencia hacia la investigación descriptiva y experimental acerca de los beneficios de estas terapias.

La danza contribuye enormemente a la configuración correcta del esquema corporal dado que requiere la integración del patrón espacial, el ritmo, la sincronización a los estímulos externos, el equilibrio y la coordinación de todo el cuerpo.

En este sentido se ha descrito “la Tangoterapia “ como un método de reeducación, beneficiándose de la música y las situaciones dinámicas de los pasos de tango, proporcionando efectos beneficiosos sobre múltiples órganos y sistemas del organismo.

Existe evidencia sobre los efectos positivos de la tangoterapia a nivel cardiovascular. Uno de los motivos de este efecto cardiosaludable es que el tango incide sobre uno de los factores de riesgo más difíciles de revertir: el sedentarismo. Asimismo, el hecho de bailar tango de forma regular mejora el flujo sanguíneo y disminuye la presión arterial.

En ese contexto además cabe destacar su efecto beneficioso a nivel psico-conductual, ya que la tangoterapia utiliza el movimiento para mejorar la integración física y emocional de la persona. La música de tango crea un ambiente de contemplación, deseo y estimulación intelectual. Por ello ha sido utilizado como terapia complementaria en el tratamiento de desórdenes psicológicos severos como: Fobia Social, Depresión, Trauma e incluso Esquizofrenia. En general es de gran ayuda en terapias de parejas y deproblemas interpersonales.

Sin embargo, en el campo que más auge ha tenido esta terapia ha sido en el de hacer frente a enfermedades neurologicas degenerativas. La danza, y más en concreto el tango, puede mejorar la rehabilitación de alteraciones motoras, ya que se aprecia una disminución del riesgo de caída al mejorar el equilibrio y la marcha. Para los individuos expuestos a enfermedades degenerativas, la danza puede ser una oportunidad para ejercer el control sobre el espacio personal y recuperar un sentido de dominio y propiedad sobre los movimientos del cuerpo.
Por ello se ha utilizado con éxito como un componente de rehabilitación en una gran variedad de  trastornos neurológicos, incluida la lesión cerebral traumática, la lesión de la médula espinal, el accidente cerebrovascular, la esclerosis múltiple, el autismo y la pérdida sensorial.

Ha demostrado ser un muy efectivo para pacientes que sufren enfermedad de Parkinson porque reúne los beneficios de caminar con un alto grado de coordinación, equilibrio y sincronización dentro de la pareja y con la música.
Por la misma razón ha sido empleado con éxito con ancianos, con el fin de ayudarles a mejorar el equilibrio y la coordinación. Más aún, al recordar complicadas series de pasos y movimientos de Tango se ha comprobado que ayuda a pacientes con Alzheimer. Es un proceso de asimilación que se logra a través de la repetición del gesto, que permite adquirir un engrama y mejorar los procesos cognitivos tales como la atención y la percepción.

nivel endocrinológico también se han descrito beneficios, pues al practicar actividad física, estimula la producción de endorfinas y testosterona. Mantiene y desarrolla el sistema osteoarticular, la densidad ósea, además de mejorar el sistema inmunológico.

En definitiva, a pesar de que son pocos los estudios que estudian los efectos de la tangoterapia, la evidencia actual sugiere múltiples beneficios para el bailarin/a que lo que lo practique pudiendo experimentar todos los efectos anteriormente expuestos de una forma divertida.

Joana de Miguel Landiribar

Bibliografia:

  1. Hiroko Hashimoto, ShinichiTakabatake, HidekiMiyaguchi, HajimeNakanishi, YasuoNaitou. Effects of dance on motor functions, cognitive functions, and mental symptoms of Parkinson’s disease: A quasi-randomized pilot trial.Complementary Therapies in Medicine, Volume 23, Issue 2, April 2015, Pages 210-219.
  2. Rosa Pinniger, Rhonda F. Brown, Einar B. Thorsteinsson, Patricia McKinley. Argentine tango dance compared to mindfulness meditation and a waiting-list control: A randomised trial for treating depression. Complementary Therapies in Medicine, Volume 20, Issue 6, December 2012, Pages 377-384.
  3. Gómez Gallego M, Gómez García J. Musicoterapia en la enfermedad deAlzheimer: efectos cognitivos, psicológicos y conductuales. Neurología. 2015.
  4. Brown,M.J. Martinez,L.M. Parsons. The neural basis of human dance. CerebCortex, 16 (2006), pp. 1157-1167 .
  5. Silvia Rios Romenets, Julius Anang, Seyed-Mohammad Fereshtehnejad, Amelie Pelletier, Ronald Postuma.Tango for treatment of motor and non-motor manifestations in Parkinson’s disease: A randomized control study. Complementary Therapies in Medicine, Volume 23, Issue 2, April 2015, Pages 175-184.
  6. María Serrano-Guzmána, Carmen M. Valenza-Peñaa, Carmen Serrano-Guzmán et. Effects of a dance therapy programme on quality of life, sleep and blood pressure in middle-aged women: A randomised controlled trial. MedClin 2016;147:334-9
  7. Gemma V. Espí-López, Marta Inglés, María-ArántzazuRuescas-Nicolau, Noemí Moreno-Segura. Effect of low-impact aerobic exercise combined with music therapy on patients with fibromyalgia. Complementary Therapies in Medicine, Volume 28, October 2016, Pages 1-7.
  8. Colegio de Kinesiólogos de la Provincia de Buenos Aires.
  9. Conclusiones de congresos internacionales de tangoterapia.